Dice James Baldwin

«Pero desgraciadamente la gente no puede inventar sus puertos de amarre, sus amores y sus amigos, del mismo modo que nadie puede inventar a sus padres. La vida nos da esto y también nos lo quita, y la gran dificultad consiste en decir sí a la vida.»

«De nuevo debo enfrentar el bullgdog de mi propio patio… solo que el patio se ha vuelto más pequeño y el bulldog más grande»

«Una verdadera decisión siempre nos vuelve humildes. Uno sabe que está a merced de más cosas que las que osamos nombrar»

«Elaborados sistemas de evasión, ilusiones destinadas a hacernos aparecer ante el mundo como lo que no somos y a hacer aparecer al mundo como lo que no es»

«Esta lascivia no solo era asquerosa por carecer de ingenio, sino por ser una clara muestra de desprecio y autodesprecio: burbujeaba en ellos como un manantial de agua negra»

«Hay tantas maneras de ser despreciable que la cabeza me da vueltas. Pero la manera más despreciable de todas es cuando desdeñamos el dolor de otra gente. Deberías comprender que el hombre que tienes delante fue alguna vez más joven que tú y que ha llegado a su actual miseria de forma imperceptible»

«Ámalo -dijo J. con vehemencia- ámalo y deja que te ame. ¿Crees que importa otra cosa en el mundo?¿Y cuánto podría durar en el mejor de los casos?. Vosotros sois hombres y tenéis cosas mejores que hacer. Solo cinco minutos, te lo aseguro, y la mayoría de ellos ¡Helàs!, en la oscuridad»

«Y si crees que son sucios, entonces serán sucios… serán sucios porque no darás nada, despreciarás tu carne y la de él.»

«Recuerdo que la vida en aquel cuarto parecía transcurrir bajo el mar, el tiempo pasaba indiferente sobre nosotros, las horas y los días no tenían sentido»

El cuarto de Giovanni

Noviembre 2021

Dice -también- Virginia Woolf

«Todas nuestras circunstancias eran dolorosas, o bien sufríamos una sorda incomodidad , una especie de inquietud y falta de propósitos»

«¿Quién puede distinguir el bien del mal? ¿El sentimiento del sentimentalismo, la verdad de la actitud fingida?»

«Muchos colores vivos; muchos claros sonidos; algunos seres humanos; caricaturas; cómicos; varios violentos momentos del ser, en los que siempre hay un círculo que rodeaba la escena y que aquellos cortaban; y todo rodeado de un vasto espacio.- Ésta es, a grandes rasgos, la descripción de la infancia.»

De Momentos de vida

Dice Jorge Gimeno

Puerta come ventana

camino evita camino

Dejar y ser dejado

hasta no dejar y no ser dejado

y la existencia depende de la belleza

al final

la existencia no parará

hasta que alcance la belleza y entonces

ahí seguirá con todas las consecuencias hasta el final

conque si el mercurio se desploma

otra vez, como está previsto esta noche

¿Que pedazo de manta considerarás suficiente para la ocasión, pavor o éxtasis, o solo el deseo de que te tape?

De Barca llamada Every

Dice Virginia Woolf

«¿Qué ha quedado de interés? Una vez más, estos momentos de ser. Siempre recuerdo dos. Hubo el momento del charco en el sendero, cuando por una razón que fui incapaz de averiguar, todo de repente fie irreal, quedé en suspenso, no podía saltar el charco, intenté tocar algo… El mundo entero devino irreal. El segundo momento fue cuando el muchacho cretino saltó con la mano extendida, maullando, con sus ojos como rendijas, ribeteados de rojo, y yo, sin decir una palabra, con sensación de horror, derramé en su mano el contenido de un paquete de caramelos blandos rusos. Pero no terminó con esto, porque aquella noche, en la bañera, el mudo horror volvió a mi. Una vez más, sentí aquella desesperada tristeza, aquel hundimiento del que ya he hablado, como si fuera un ser pasivo bajo los golpes del martillo del herrero; sujeta a toda una avalancha de significado que se había amontonado al caer sobre mí, sin protección, sin nada útil para huertarme a ella, por lo que me aovillé en un extremo de la bañera, inmóvil. No podía explicarlo; no dije nada, ni siquiera a Nessa, que se estaba frotando con la esponja en el otro extremo de la bañera»

De Momentos de vida

Dice José Lezama Lima

«Su carne era su bondad. Su vejez era como otra forma de juventud, más penetrante a la transparencia, a la ligereza»

«encontrándose ya en ese borde entre la piel y el vacío del que nos hablaban los estoicos»

«copek se restableció de aquella excesiva jornada en que había aposentado a esa enconada divinidad, en el salón de periódicos del hotel, cuando vio que se acercaba el Coronel, tarareando una musiquilla con la que parecía impulsarse.

Ladeó el periódico y antes de que el Coronel redondease algún inicio de conversación, le espetó: – Cuestión de poros, de poros nórdicos, finos y dilatables, que absorben como esponjas el rayo de sol. No estoy todavía inmunizado, ni creo que llegaré a alcanzar esa dureza de piel que impide el traspaso de la energía solar.

– ¿Eso dice el periódico, mi querido doctor Copek, o es una afirmación científica suya? -Contestó riéndose el Coronel-. Me parece -continuó- que usted hace una vida demasiado reposada para presumir de esa distensión porosa. Es cierto que se pueden convertir los poros en un total órgano de sensibilidad, con un misterioso poder generador. Estar a caballo todo el día, absorbiendo el sol con la misma voracidad resistente que lo hacen la piel de los caballos. Por la noche volver a armonizarse durmiendo sombreado por las hojas más anchas y recibiendo así la cantidad de humedad que necesita para no calcinarse por dentro. Pero usted es un criollo danés, cuya piel, pudiéramos decir, ha cerrado en falso. Llega el sol a su piel, chisporrotea, tal vez no desea penetrar y se extiende en lugar de ahondarse. Su piel se hace traslúcida, espejea, pero el sol no asiste donde es más necesario, al hueso fosfórico o al pozo de entrañas. Si el rayo solar le llega al hueso, usted favorece de nuevo sus irradiaciones, pues el halo de cada personalidad depende de la sencillez con que conduce su piel la energía solar hasta su pozo o hasta su hueso-. terminó el Coronel, riéndose como si se hubiera entregado más a la exaltación verbal que a su veracidad. Era muy frecuente que al terminar de hablar se riese, como comunicándole por medio de su alegría un enigma a quien le oía.»

De Paradiso.

Dice Alfred Jarry

¡Qué se haga la tiniebla!

«Asteria petrificada donde nace la última vertebra cervical abierta se familiariza con el gesto del girasol»

«El sol, una corona o una cuchilla»

«Emanuel se sirve de nuevo como eternidad provisoria»

«Es por eso que en algunas albas se le ruega que espere que espere en el patio»

«El cristo errante. Un Khandjar que no tiene la empuñadura en cruz sino como la horquilla de las antenas de un escarabajo clavicornio»

«En francés nadie se dice personne»

En El amor absoluto

Dice Mary Oliver

«Cuando era joven, me atraía la tristeza. Me parecía interesante. Se me antojaba como una energía que me conduciría a alguna parte. Ahora soy más vieja, si no vieja sin más y aborrezco la tristeza. He comprendido que no posee energía propia sino que se alimenta de la mía, a hurtadillas. He comprobado que es plúmbea, que carece de aliento, que es redundante e irresoluble. Y ahora entiendo que sólo me entristecen unas pocas cosas, pero constantemente»

de La escritura indómita

como si madurar fuese de algún modo opcional

Parece que ya no se enamora nadie

que los tiempos del amor han terminado

que la gente se conoce y se da la esquina

se muestra el pasado como si fuera una guirnalda

– esta es mi corona –

y luego viene el graznido del pájaro

duerme conmigo, abrázame un rato más

después nos lanzamos al mundo del concubinato

dame la sangre que lleves en los bolsillos

una transfusión de pesares elementales

juega con las bolas chinas

vuélvete a dormir.

la monja muerta

o un poema surrealista

Voy tan abrigada

como si cargara

con el sofá de mi casa

qué contenta

*

En una habitación de terciopelo rojo en toda una casa de terciopelo rojo una mujer grita a una silla que es su madre o donde se sienta su madre. Todo lo resuelves sentándote en una silla. Un novio vuelve de la muerte y hay que volver a explicarle todo. Se han acabado los engranajes, las piezas se sueltan y ruedan solas. Dormir en una cama sin pelos. acariciar ideas como a un oso pardo. Dormir en el hundimiento cómodo de una cama sin pelos envuelta en sábanas sin pelos de perro ballenáceo. Dentro de la barriga  empujando las costillas, mierda hecha humo presiona por salir y dejar el cuerpo flaco que solo pide lentejas y un tacto suave y a veces húmedo. Suena un graznido con eco por el barrio de Santa Adela. Es lo más importante del día. Ojalá mantenerlo.

*

una monja muerta, un vampiro asesino.

Algo que vuelve de la guerra tocado por el mal de trinchera.

he olvidado como se hace

yo no quiero curar eso

hay gente que dice la verdad

y siempre se rompe en pedazos

los diminutivos son cerrados y pequeños

la oscuridad mulata y los faros encendidos

aprender las cosas difíciles y madrugar

aunque no haya nada que decir. Trata

de peinarte, no, no lo hagas. Píntate de rojo

los labios, los babios, babieca.

*

Dice Emil Cioran que «El sueño nos devuelve a la materia. Este es el sentido general del descanso- La vida es el turbión y la locura de la materia. La muerte cotidiana de las noches es el único remedio por el que la naturaleza se recobra de la vida».